Puede haber tenido lugar en un día o varios días. Que nos quede apenas un recuerdo vago de la misma o que lo rememoremos con toda suerte de detalles y que sea un día de esos que nos acompañan a veces y que despiertan dentro nuestro para decirnos que esa aventura fue superior a todo lo que nos pasó en material de sexualidad. Y es que además recordamos cada detalle y cada detalles idolatrado, reinterpretado, mejorado para que se pueda ver más nítido pese al paso del tiempo. Un detalle que ha quedado muy atrás en el recuerdo.

Tal vez sea exagerado decir que todos pero en todo caso la gran mayoría sí que ha tenido aventuras sexuales digna de no arrepentirse. Hecha para enmarcar en una pared. Puede que haya sido con compañeros de universidad o después de una discoteca tarde en la noche.

aventura online

Puede que haya tenido lugar entre amigos cercanos que decididos y dispuestos como nosotros se arriesgaron sin saber que su juventud sería algo pasajero y por quien nadie debía pagar, quizá te tocó pasarlo bien con la que fue tu mejor amiga y te miraba emocionada por tenerte delante en ese día tan especial o tal vez entre dos buenos amantes, si fuiste una jovencita atrevida con deseos de experimentar. Recordar esos días es ganar tiempo.

Sin embargo, cuando hablamos de aventuras debemos tener en cuenta cual ha sido nuestra vida sexual hasta el momento. Si estamos satisfechos o no con ella. Deberemos por tanto hacernos la pregunta. ¿Estamos satisfechos con nuestra vida sexual en este momento? Si la respuesta es sí: enhorabuena. Si la respuesta es no, quiere decir que algo está fallando. No va bien y es curioso que no lo hayamos notado. Y es que puede suceder tal vez que no hayamos vivido esa aventura en la misma dimensión que fue vivida por otros. Pero si lo hablamos desde una perspectiva positiva veremos tal vez que no ha sido uno sino tal vez muchos los momentos gratos de nuestras vidas, donde de por medio había una aventura esperando el paso de los días para ser contada por nosotros. Y es que una aventura deja de serlo si no es contada.

Bueno ya sabemos que dependiendo a quien o por qué. Algo que no siempre es fácil. Menos cuando uno tiene cierta edad y cuesta dirigirse al resto de personas. Si todavía no hemos dado con el recuerdo es posible que se deba a que todavía no hemos experimentado lo suficiente. Lo más seguro es eso. Y en parte tenemos suerte porque vida es presente. Y es que en ese caso lo mejor será experimentar. Preguntaremos entonces con cierta discreción si alguna chavala desea tener unas aventuras. O seamos directos y preguntémoselo a todas las que veamos pasar. Plataformas de contactos online hay muchas. Solo se trata de ponerse las pilas. Establecer los límites si queremos poner. En la medida de lo posible arrojar nuestras mejores cartas. Pero seguro, seguro intentar quedar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation