Seguro que a la mayoría de nosotros, por no decir a todos, nos gusta mantener relaciones sexuales con nuestra pareja, o en caso de no tener pareja seria y estable, puede que disfrutemos del sexo casual sin más con alguna pareja ocasional. Pero antes de nada es importante saber que el uso de cualquiera de los métodos anticonceptivos que tenemos disponibles es de vital importancia ya que además de ayudarnos a evitar embarazos no deseados, algunos de ellos incluso nos ayuda a prevenir el contagio de algunas enfermedades de trasmisión sexual como la hepatitis en cualquiera de sus clases, el sida, la gonorrea, los herpes genitales y un sinfín de enfermedades más que se contagian y se trasmiten por vía sexual.

Los métodos anticonceptivos menos recomendados

No está de más recordar que no todos los métodos anticonceptivos tienen la misma eficacia. Y es que existen algunos métodos de anticoncepción naturales que no son demasiado eficaces y que suelen fallar con demasiada frecuencia, unos métodos que no son ni de barrera, ni hormonales ni otro tipo de dispositivos que nos den cierta confianza a la hora de poder practicar sexo seguro.
El primero de estos métodos anticonceptivos que podemos marcar como no seguros es la abstinencia periódica. Se trata de mantener abstinencia sexual durante los dos o tres días en los que la mujer es más fértil. Para calcular cuáles son esos días se pueden seguir varios sistemas como es el sisma de ogino, que es el método del ritmo o del calendario por el cual se cuentan los días de ovulación y los días fértiles; el sistema de Billings, que se realiza mediante el control del moco cervical, o por la cristalización de la saliva y la temperatura basal. Sin embargo, esta abstinencia periódica es un método muy poco fiable debido a que para que estos sistemas de medición de días fértiles dé resultado, la menstruación de la mujer y por tanto los ciclos menstruales debe ser siempre y en todo momento completamente regulares, algo que es complicado teniendo en cuenta que hasta las mujeres con los ciclos más regulares pueden adelantarse o retrasarse por algún motivo como el estrés, por lo que este método no es nada recomendable.

Otro de los métodos anticonceptivos que no resultan eficaces y que por lo tanto no son nada recomendables es el coito interrumpido, mejor conocido como la marcha atrás. Se trata de retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación. Aunque es un procedimiento muy usado, no es del todo recomendable ni mucho menos fiable ya que el hombre no siempre puede controlar sus ganas de eyacular ya que esto exige una fuerte concentración por su parte que no siempre existe y que además le impide disfrutar plenamente del encuentro sexual.
Por último, los espermicidas tampoco son métodos anticonceptivos fiables ni recomendables. Se trata de un gel que se echa en la vagina y que ayuda a matar al esperma. Sin embargo, al igual que ocurre con la ducha vaginal, se ha comprobado que hay espermatozoides resistentes a estos sistemas, por lo que su eficacia es prácticamente nula.

Comments are closed.

Post Navigation